ASSOC.PER ELLS (MALLORCA)XIVè ANIVERSARI ANY 2019

ACOLLIDA D'INFANTS DE BELARÚS I D'UCRAïNA AFECTATS PEL DESASTRE DE TXERNÒBIL DES DEL DESEMBRE DE 2005.

NUESTRA PEQUEÑA OLENA

perells | 05 Setembre, 2009 10:36

Era un sábado más de piscina, juegos y alegría para mi pequeña Alba de 4 años, cuando cayó en mis manos una revista infantil en la que salía un articulo sobre una asociación con un lema que reza; NO PODREMOS CAMBIAR EL MUNDO PERO SI PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO DE UN NIÑO, y mientras leía, pensaba los niños son nuestro futuro, si les podemos ayudar a ellos, también nos estamos ayudando a nosotros y a nuestro Mundo.



Debo de reconocer que,desconocía que pasados tantos años del accidente nuclear de Chernobil todavía existieran personas que siguieran contaminándose a causa de la radioactividad, me pareció muy duro y triste, y especialmente que fueran niños nacidos muchos años después de la catástrofe que estuvieran cayendo enfermos por diferentes tipos de cáncer; leucemia, tiroides.....



En fin, en casa llevábamos tiempo pensado en traer a un niño en acogida para poder ofrecerle nuestro cariño y compartir con él las bondades de esta parte dulce del mundo en la que nos encontramos. Así que al terminar de leer el artículo, y comentarlo con mi mujer, llegamos a la convicción que además de hacerle pasar unas bonitas vacaciones a un niño, podríamos aumentarle su esperanza de vida, aportándole salud en forma de buena alimentación, playa y sol, y mucho cariño. No dudamos y ese mismo sábado nos pusimos en contacto con Esperança de Per Ells.

Bueno a día de hoy, nuestra queridísima Esperança y la de muchos niños y familias más.

Nos encontramos con una persona grande de corazón y de espíritu, que nos explicó con todo detalle y pasión su asociación, nos contesto a todas las preguntas que le formulamos. Mi primera pregunta fue directa al grano,” Esperança, discúlpame, pero entiendo que esta pregunta es obligada, ¿hasta que punto es psicológicamente sano traer a estos niños a un lugar que para ellos puede resultar el paraíso y al cabo de un mes y medio devolverlos a su país?. La respuesta fue clara: ellos saben que no se pueden quedar, lo toman como si les hubiera tocado un premio en forma de vacaciones y como tal, felices lo disfrutan, son niños.



Quisiera hacer llegar a todos aquellas personas que puedan dudar a la hora tener a un niño de acogida, que la duda no sea el supuesto mal que les pueda ocasionar a los niños el hecho de conocer un mundo mejor, ese mal no existe más que en nuestra mente occidental, si no, que piensen, en todo el posible bien y la salud que le pueden aportar con simplemente apartarlos de la zona contaminada, dándoles la oportunidad de respirar aire y alimentos no contaminados. Con un mes y medio de verano con nosotros, sus cuerpos bajan los niveles de Celsio-137, recuperan salud y su expectativa de vida se alarga de un año y medio a dos años.

A día de hoy personalmente pienso que tenemos un concepto demasiado excelso de nuestro mundo occidental, algunos de ellos tienen sus familias y aunque pobres, son sus familias, y su país, aunque pobre pero es de donde ellos son y donde tienen los suyos.
Y sólo ellos son, el futuro de su país, pero si se encuentran sanos y fuertes.



Nuestra Olena ya antes de su llegada nos tocó el corazón, es una niña de 7 años de padre desconocido y madre alcohólica, con un hermanito de 4 años, de la misma edad que nuestra hija. Que se encuentran ambos desde octubre del año pasado viviendo en una casa de acogida en Ucranía, ya que a su madre biológica le quitaron la patria potestad. Cielo Santo!, pensamos, por encima de todo tendrá nuestro cariño.


Finalmente y después de unos meses de lenta espera, llegó el ansiado día de ir al aeropuerto a por nuestra Olena, que nervios y cuantos sentimientos a flor de piel.

El recibimiento en el aeropuerto lo tendremos grabados en nuestras retinas toda la vida, nos preguntábamos ansiosos, Quién de ellas será Olena?, Cuál es la nuestra?. Mientras maravillados observábamos los abrazos, las sonrisas tímidas de los niños y las lágrimas de emoción de las familias repetidoras.

Sobre Olena no podemos más que decir que hemos sido muy afortunados con ella, desde el primer momento quiso hacerse amiga de nuestra hija Alba, a pesar de ser Olena 3 años mayor, se hizo patente que
entre niños no existen barreras culturales, ni lingüísticas, ni tabúes de ningún tipo, se pasaban horas y horas jugando juntas.


Anécdotas fueron tantas y tan divertidas, una de ellas por ejemplo, la primera vez que entró en la piscina, se asustó tanto al salpicarse de agua en los ojos, que salió llorando porque creía que el agua de la piscina le podría hacer daño, y las últimas semanas ya sabia bucear y prácticamente nadaba sin flotador, hasta hacía el pino debajo del agua. Son niños con una tremenda capacidad de adaptación.

En fin, que decir, a la segunda semana ya nos llamaba Papi y Mami, hemos tenido una conexión muy fuerte con ella y creemos que ella también con nosotros, los últimos días era muy cariñosa y creo que ya entendía prácticamente todo lo que hablamos.En casa estamos realmente deseando volver a tenerla con nosotros, sería espléndido que hubiera familias suficientes y también pudiéramos tenerla de nuevo con nosotros estas navidades.

La experiencia ha sido también tan positiva para nuestra pequeña Alba quiere que venga su hermanito pequeño con ella para poder jugar los tres juntos.

Consideramos que es importante destacar que cuando nos llego pesaba 20Kg y medía 1,15cm y marchó con 22kg y 1,20cm, hay que tener en cuenta que no fueron para nada unas vacaciones sedentarias, ya que no paramos ni un solo día de ir al parque, a la playa o la piscina, por lo tanto misión cumplida.

SALUD Y FELICIDAD para todos los niños del Mundo.



Familia Muñoz - lópez

 
Powered by LifeType - Design by BalearWeb